Rubia tetona se caldea junto al fuego con si consolador gigante

1925
Share
Copy the link

No hay nada mejor que estar un dia de lluvia junto al fuego. No hace falta está acompañada, yo sola y mi consolador gigante sobramos para tener una buena tarde loca y corriendo me y gritando sin que nadie me escuche, sobando mis grandes tetas y metiendo me el consolador lo más profundo que puedo, hasta que me rozan los huevos de silicona, mientras me pega el calor de la estufa en la espalda. Cada vez me pongo mas humeda sintiendo como me penetra toda la silicona en mi coñito pelado hasta notar que me viene el orgasmo mas intenso y me corro